Remedios caseros para el estreñimiento

remedios caseros estreñimiento

El estreñimiento es una afección que la mayoría de las personas experimentará al menos una vez en su vida. Aunque es común, es esencial enfrentarlo para evitar complicaciones como las hemorroides, ya que el estreñimiento se considera un factor de riesgo para la aparición de hemorroides. Para combatir el estreñimiento, hay varios remedios caseros que funcionan y han sido pasados de generación en generación. Aun así, es vital adoptar un estilo de vida saludable y mantener una dieta equilibrada para prevenir este problema.

10 remedios naturales para combatir el estreñimiento

Existen diversos remedios caseros para el estreñimiento, conocidos popularmente como «remedios de la abuela», que han demostrado su eficacia a lo largo del tiempo. Si bien estos remedios pueden ser útiles, es crucial recordar que, si el estreñimiento persiste, se debe buscar atención médica.

Comer más fibra

Aumentar el consumo de fibra es uno de los remedios naturales para el estreñimiento más recomendados. La fibra ayuda a regular el tránsito intestinal, facilitando la evacuación. Puedes conocer más alimentos ricos en fibra aquí.

Aceite de oliva

Las grasas saludables, como el aceite de oliva, pueden ayudar a lubricar las heces y facilitar su paso por el intestino.

Semillas de lino

Estas semillas son ricas en fibra y pueden ser consumidas en ensaladas o yogures para favorecer el tránsito intestinal.

Infusión de poleo

El poleo posee propiedades que favorecen la digestión y ayudan en la regulación del intestino.

Ciruelas pasas

Son conocidas por sus propiedades laxantes. Pueden ser consumidas directamente o como zumo. Es importante acompañarlas de abundantes líquidos para poder aprovechar completamente sus fibras.

Comer manzanas con piel

La piel de la manzana es muy rica en fibra y estimula la digestión, lo que facilita la evacuación.

Aloe vera

Consumir el gel del aloe vera puede ayudar a aliviar el estreñimiento gracias a sus propiedades laxantes.

Aceite de ricino

Tomar una o dos cucharaditas al día puede ayudar a estimular el intestino.

Agar-agar

Es un alga que actúa como regulador intestinal y ayuda a combatir el estreñimiento gracias a que es rica en mucílagos.

 

Consejos para aliviar el estreñimiento

El estreñimiento puede ser temporal y causado por factores como el estrés o cambios en la alimentación, entre otros. A menudo, puede ser tratado con remedios caseros y ajustes en el estilo de vida. A continuación, algunos consejos que podrían funcionar como mano de santo para el estreñimiento:

Tener un taburete en el baño

Eleva las piernas colocando los pies sobre un taburete al sentarte en el inodoro. Esto facilita una posición más natural que favorece la evacuación.

Automasajes estimulantes

Realizar masajes circulares en el abdomen puede estimular el tránsito intestinal.

No aguantarse las ganas de ir al baño

Es fundamental respetar el reloj biológico del cuerpo. Si sientes la necesidad de ir al baño, no lo ignores.

Beber agua

El agua facilita la hidratación del bolo fecal, facilitando su paso por el intestino.

Cuidar de la alimentación con dedicación

Una dieta equilibrada, rica en fibra y baja en alimentos procesados, es clave.

Comer sin prisas y hacer ejercicio físico frecuentemente

El movimiento ayuda a activar el intestino, y comer relajado facilita una mejor digestión.

 

Alimentos a evitar si sufres de estreñimiento

Si padeces estreñimiento, hay alimentos y bebidas que podrían empeorar la situación. Es crucial conocerlos y moderar su consumo.

  • Alcohol

  • Carne roja

  • Ultraprocesados

  • Lácteos

  • Arroz blanco

  • Edulcorantes

  • Plátanos muy maduros

 

¿Cuándo debo acudir al médico en caso de estreñimiento?

Si bien los remedios caseros y los ajustes en el estilo de vida pueden aliviar el estreñimiento en muchos casos, es vital reconocer cuándo se necesita ayuda profesional. Si el estreñimiento es crónico, persistente y se acompaña de otros síntomas, como dolor abdominal intenso o sangre en las heces, es esencial buscar atención médica. En estos casos, lo más recomendable es acudir a un gastroenterólogo, especialista en el sistema digestivo, para obtener un diagnóstico adecuado y tratamiento pertinente.