Dieta y ejercicios para
aliviar las hemorroides

Una dieta saludable y la práctica regular de ejercicio son imprescindibles para prevenir el estreñimiento, una de las principales causas de las hemorroides. El estreñimiento produce un endurecimiento de las heces, haciendo más difícil su evacuación. Cuanto más duras sean, mayor dificultad tendrán para atravesar el ano y aumentarán su presión sobre las venas hemorroidales, lo que puede provocar inflamación.

Una dieta rica en fibra, mantenerse hidratado y realizar actividad física en nuestro día a día nos ayuda a evitar el estreñimiento y mejorar las deposiciones. Como consecuencia, las heces blandas atravesarán el ano sin dificultades y ejercerán menos presión sobre la zona afectada, propiciando una disminución del sangrado, la inflamación y el tamaño de las hemorroides.

Alimentos saludables en tu dieta

No es necesaria una dieta especial para el tratamiento de las hemorroides, pero la ingesta de algunos alimentos, como aquellos que tienen un alto contenido en fibra y/o agua, nos ayuda a evitar el estreñimiento y a mejorar el tránsito intestinal, por tanto, a prevenir la aparición de hemorroides. Entre los alimentos recomendados se encuentran:

  • Líquidos: se recomienda beber al menos 1 litro y medio de agua al día, aunque puede ser otro tipo como zumos, infusiones o caldos. Hay que evitar las bebidas alcohólicas y azucaradas, así como el exceso de cafeína.
  • Legumbres: todas ellas son una gran fuente de fibra.
  • Grasas: los aceites favorecen el tránsito intestinal, además favorecen la secreción de bilis que ayudar a realizar la digestión en el intestino y tiene un efecto laxante.
  • Verduras y hortalizas: estas además de tener un alto contenido en fibra, tienen también un alto contenido en agua. En el caso de hemorroides, algunas de las verduras recomendadas son alcachofa, apio, brócoli, aceitunas, col de Bruselas, coliflor, aguacate, hinojo, puerro, pimiento verde, cebolla, nabo, remolacha y zanahoria, por su alto contenido en fibras y probióticos.
  • Cereales integrales y granos: alimentos como el salvado de trigo, la quinoa o la avena son una fuente de fibra y nos ayudan a evitar el estreñimiento.
  • Frutas: al igual que las verduras, tienen un alto contenido en fibra y en agua. Se recomienda tomar las piezas de fruta entera y evitar los zumos, ya que la fibra se encuentra en su mayor parte en la pulpa y en la piel. En el caso de hemorroides, algunas de las frutas recomendadas son grosella, frambuesa, mora, granada, kiwi, higo, ciruela, uva, pera, manzana, melocotón, albaricoque, fresa, naranja, sandía y melón.
  • Frutos secos: alimentos como los anacardos, las almendras o las nueces son una fuente de fibra y, además, de grasas saludables.

Ejercicios recomendados para combatir los síntomas de las hemorroides

Tener una vida activa, practicando ejercicio de manera regular nos ayuda además de mantener una buena salud general a aliviar los síntomas producidos por las hemorroides. Sin embargo, debemos evitar los deportes de impacto que pueden empeorar los síntomas de las hemorroides. En concreto, existen una serie de ejercicios que se pueden realizar con hemorroides, ya que mejoran la circulación sanguínea, también en la zona perianal y ayudan a reducir la inflamación.

  • Ejercicios aeróbicos: Propician la liberación de endorfinas que reducen el estrés y la sensación de dolor, aliviando los síntomas producidos por las hemorroides. Además, mejoran la circulación sanguínea, reduciendo la inflamación. Actividades como la natación son muy recomendable porque nos ayuda a reducir la presión en la zona afectada.
  • Caminar a paso ligero: de manera regular durante al menos 30 minutos diarios. Este ejercicio puede ser realizado por cualquier persona y, además de aportar beneficios en la circulación de la sangre, favorece el tránsito intestinal y ayuda a mantener un peso adecuado.
  • Ejercicios de Kegel: o ejercicios pélvicos. Fortalecen los músculos del área pélvica (rectales y anales) en sustentan las venas hemorroidales, además de mejorar el flujo sanguíneo. Estos ejercicios tienen la ventaja de que son fáciles de realizar, una vez que se saben identificar los músculos. Pide ayuda a un entrenador o fisioterapeuta especializados para que te ayude a realizar correctamente estos ejercicios.
  • Yoga, pilates y tai chi: Tienen la ventaja de que pueden realizarse a cualquier edad, ya que los ejercicios pueden adaptarse a cada persona. Todos ellos refuerzan la musculatura del cuerpo y tonifican utilizando el propio peso del cuerpo o poco peso y sin realizar ejercicios de impacto.