Higiene y cuidado
de las hemorroides

Una adecuada higiene de las hemorroides es básica, tanto para aliviar sus síntomas como para propiciar su cicatrización. Acciones como tomar baños de asiento, una ducha diaria o utilizar toallitas facilitan la limpieza y proporcionan una sensación agradable y fresca.

Hay que prestar especial atención al uso de ciertos productos como el uso de jabones no neutros, papel higiénico o toallitas con alcohol o perfume, ya que pueden tener un efecto contraproducente y aumentar la irritación. Con el propósito de facilitar el cuidado de las hemorroides, hemos desarrollado nuestras toallitas Ansollitas que proporcionan una limpieza eficaz y delicada.

Pasos a seguir para una correcta higiene de las hemorroides

Después de cada evacuación, es importante llevar a cabo un aseo correcto de las hemorroides, ya que ayudará a mitigar sus molestias como dolor, escozor o irritación y mejorar su proceso de cicatrización. A continuación, te contamos unas recomendaciones para la limpieza de las hemorroides:

    • Limpiar la zona después de cada defecación para asegurarte de que no queda suciedad.
    • Lavar la zona perianal con agua tibia. La temperatura del agua debe ser agradable pero sin ser demasiado caliente, ya que el calor favorece la dilatación de las venas, aumentando la inflamación.
    • Utilizar un jabón neutro o específico para la zona íntima que no contenga perfumes, alcoholes o aromatizantes que favorecerían la irritación.
    • Secarse con una toalla limpia y seca, dando pequeños toques. Evitar el papel higiénico.
    • Utilizar toallitas húmedas. El uso de toallitas higiénicas de un solo uso está recomendado, aunque no todas son apropiadas. Aquellas que lleven alcohol o perfumes irritaran más la hemorroide empeorando sus síntomas.
    • En caso de usar pomada hemorroidal, aplicarla después del aseo.

Ansollitas. Una solución ideal para la higiene y cuidado de tus hemorroides

Las Toallitas Ansollitas están especialmente diseñadas para la higiene de la zona perianal en caso de hemorroides, fisuras anales o episodios de sensibilidad, irritación o escozor anal. Están compuestas por 100% de viscosa natural, lo que les proporciona un tacto suave y respetuoso con la mucosa de la zona afectada. Se pueden emplear después de cada defecación o en cualquier momento del día y son especialmente útiles si se pasa mucho tiempo fuera de casa.

Los baños de asiento para aliviar las hemorroides

Uno de los remedios caseros más recomendados para tratamiento y alivio de las hemorroides son los baños de asiento. Estos son un tipo de hidroterapia en la que sumergiendo la zona perianal en agua se consigue mejorar el flujo sanguíneo, relajando y aliviando la piel de la zona afectada.

Entre los beneficios de los baños de asiento también se encuentran calmar la irritación de la piel, propiciar la cicatrización y disminuir el riesgo de infección.

Los baños de asiento se realizan siguiendo los siguientes pasos:

  • Añadir agua templada, que no esté muy caliente y sea agradable a una palangana, bañera pequeña o bidé. El agua tibia favorece la circulación a la vez que hidrata la piel. Evitar el agua muy caliente, ya que activaría la inflamación.
  • Antes de realizarlo se recomienda limpiar la zona afectada con un jabón neutro o una toallita. En cambio, no se debe añadir jabón al agua del baño, ya que el contacto prolongado favorecería la irritación.
  • Añadir sales Epsom o remedios herbales infusionados como Hamamelis Virginiana o manzanilla al agua tibia.
  • Sumergir la zona perianal entre 10-20 minutos.
  • Secar la zona con una toalla limpia y suave, sin frotar y mediante pequeños toques para evitar la fricción con la piel. Una alternativa es utilizar un secador de pelo a mínima temperatura.
  • Comprobar que la zona está seca antes de ponerte la ropa interior.