¿Cuáles son los mejores tratamientos para las hemorroides externas?

Última actualización realizada en 20/04/2024 por Antonio Mimoso López

Antonio Mimoso López - Médico esp. Medicina Familiar y Comunitaria - Nº colegiado 54436

Me apasionan las ciencias, en especial las ciencias de la salud. Este es el motivo por el cual hice mi camino formativo primero cursando Enfermería y posteriormente Medicina.

Ver perfil →

Las hemorroides externas son venas inflamadas que se encuentran bajo la mucosa y piel anal y perianal. Se pueden notar como un pequeño bulto alrededor del ano que, cuando se trata de una hemorroide trombosada, se nota duro al tacto. Las hemorroides externas resultan muy molestas y suelen ocasionar problemas adicionales como dificultades en la higiene de la zona anal y molestias al sentarse.

En este artículo vamos a ver las características principales de las hemorroides externa y los posibles tratamientos.

Identificación de las hemorroides externas: síntomas y características

Las hemorroides externas son aquellas que se forman en las venas bajo la piel del esfínter anal y la zona perianal. Los síntomas que las caracterizan son los siguientes:

  • Presencia de uno o varios bultos visibles y palpables alrededor del ano, así como edema (inflamación).
  • Irritación, picor y sensibilidad en la zona perianal.
  • Dolor, sobre todo durante y después de ir al baño. El dolor se intensifica en caso de hemorroide externa trombosada, es decir, cuando se forma un coágulo en su interior.
  • Ocasionalmente, pequeños sangrados en forma de salpicaduras en el inodoro o manchas de sangre en el papel higiénico tras limpiarse.

Diagnóstico y evaluación: cómo confirmar la presencia de hemorroides externas

Los síntomas de las hemorroides externas son muy característicos, por lo que una simple descripción a un profesional sanitario de lo que ocurre suele ser suficiente para obtener una primera orientación diagnóstica. No obstante, habitualmente se realizará también una exploración física para descartar otras posibles patologías.

Una valoración visual del área perianal permitirá observar las hemorroides externas a simple vista. Visualmente, se presentan como uno o más bultos de color rosado o violáceo alrededor del ano, acompañados habitualmente de edema, enrojecimiento e irritación.

En caso que el profesional sanitario lo considere necesario, es posible que requiera realizar también un tacto rectal para descartar otras posibles patologías que se den de forma conjunta a las hemorroides externas.

Se debe solicitar una valoración sanitaria por parte de Atención Primaria (médico o enfermera) si es la primera vez que se sufren síntomas de hemorroides, los síntomas se mantienen o empeoran después de tres días, o bien si existen otros síntomas además de los mencionados arriba. En este último caso habrá que valorar si hay complicaciones de las hemorroides, o bien si se trata de otro tipo de lesión que pueda estar confundiéndose.

Tratamientos y remedios no invasivos para las hemorroides externas

Las hemorroides externas son un problema muy molesto y común, pero por lo general se resuelven por sí mismas en unos pocos días. Afortunadamente, contamos con remedios que ayudan a aliviar sus síntomas mientras tanto, y que se pueden aplicar en casa:

  • Pomada para las hemorroides. Estos medicamentos tópicos en pomada permiten tratar los síntomas eficazmente gracias a sus principios activos que tratan la inflamación, el dolor y la irritación. Pueden aplicarse externamente, extendiendo la pomada en la zona anal y perianal o internamente, usando el aplicador para introducir la pomada en el recto. Consulta con tu farmacéutico acerca del uso de una pomada antihemorroidal.
  • Baños de asiento. La aplicación durante unos minutos de un baño templado en la zona perianal después de defecar o cuando los síntomas sean más molestos, ayuda a aliviar los síntomas de las hemorroides externas.
  • Aplicación de frío. La inflamación y el dolor pueden aliviarse aplicando frío en el área perianal. No debe aplicarse hielo directamente, en su lugar aplicaremos durante unos pocos minutos una bolsa de gel frío o bien hielo envuelto en un trapo o toalla limpios.
  • Intervenciones dietéticas. Facilitar las evacuaciones ayudará a que las hemorroides se resuelvan antes, y a reducir el dolor durante y tras ir al baño. Por eso, en caso de estreñimiento, aumentar el consumo de fibra y líquidos forma parte del tratamiento de las hemorroides. Asimismo, puede ser aconsejable tomar durante unos días un suplemento ablandador de heces. Consulta con tu farmacéutico acerca del uso de estos suplementos.

Si el problema, en cambio, es la diarrea crónica u otros problemas de regularidad intestinal, se deberá consultar con un médico para una evaluación completa y tratamiento adecuado.

Procedimientos médicos efectivos para hemorroides externas

En ocasiones, si los síntomas de las hemorroides externas son muy intensos, cosa que sucede en caso de hemorroide externa trombosada, puede ser necesario recurrir a un procedimiento quirúrgico sencillo que ayude a resolver la fase aguda de las hemorroides.

El drenaje de la hemorroide trombosada es el procedimiento más común para aliviar el dolor intenso de las hemorroides. Al encontrarse en la zona externa, este procedimiento es mínimamente invasivo, se realiza en pocos minutos con uso de anestesia local y de forma ambulatoria. Consiste en abrir con bisturí la hemorroide para extraer el coágulo y favorecer así la cicatrización. Este procedimiento suele realizarse por parte de los equipos de Atención Primaria.

Cuidados y prevención a largo plazo

El cuidado de las hemorroides externas pasa por mantener una buena higiene que evite irritaciones en la zona anal. Por eso es importante lavar la zona con agua y jabón neutro después de las deposiciones, o bien con una toallita húmeda adecuada, sin alcohol, perfumes u otras sustancias irritantes.

Por otro lado, los tratamientos de las hemorroides externas más importantes son los destinados a prevenir su recurrencia y a evitar que aparezcan más hemorroides, tanto externas como internas. Por eso, las prácticas y hábitos preventivos son esenciales en el tratamiento de las hemorroides.

Los cambios o ajustes en los hábitos dietéticos son los más importantes. Aumentar la ingesta de fibra a lo largo del día y beber una cantidad adecuada de líquidos favorecerá un tránsito intestinal regular. Es aconsejable incorporar con frecuencia legumbres, cereales integrales, verduras y frutas a la alimentación, reduciendo los alimentos ultraprocesados y las grasas saturadas.

Finalmente, evitar el sedentarismo también ayudará a prevenir las hemorroides. Reducir el tiempo que se pasa sentado y realizar alguna actividad física, como caminar unos minutos al día, pueden ser un buen punto de inicio.

 

¿Te ha resultado útil el contenido?

No me gustaMe gusta (Ninguna valoración todavía)

El % de los usuarios han valorado positivamente este contenido.