¿Funciona el hielo para aliviar las hemorroides?

Última actualización realizada en 18/10/2023

hielo hemorroides

Muchas personas sufren hemorroides en algún momento de su vida. Por suerte, existen varios remedios caseros que pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación asociados con las hemorroides. Uno de los mejores remedios contra el dolor intenso es el uso de hielo. Además de otros consejos, en este blog nos enfocaremos en la efectividad del hielo para aliviar las hemorroides. El frío es muy útil para bajar inflamaciones, y aplicando hielo se contrarresta la temperatura de la zona inflamada, habitualmente muy elevada. Así que, si sufres de hemorroides, sigue leyendo para descubrir cómo el hielo puede ayudarte a aliviar el dolor y a sentirte mejor.

Cómo aplicar hielo en las hemorroides

Antes de aplicar hielo en las hemorroides, hay que tener en cuenta una serie de consejos para saber cómo hacerlo correctamente:

  1. Lavar bien con agua y jabón la zona afectada. Es importante mantener una buena higiene en la zona afectada para evitar infecciones. Lava la zona con agua tibia y jabón suave antes de aplicar el hielo.
  2. Poner hielo picado dentro de una bolsa o utilizar una compresa fría. Puedes utilizar hielo picado dentro de una bolsa o una compresa fría para aplicar sobre la zona afectada. Es importante envolver el hielo en un trapo limpio para que no entre en contacto directo con el área afectada y así evitar quemaduras en la piel.
  3. Ponerse cómodo y sentarse encima de la bolsa con hielo. Siéntate en una silla cómoda y coloca la bolsa de hielo en la zona afectada. Si el frío resulta demasiado intenso, añade otra capa de tela o trapo, o bien cambia el hielo por un trapo empapado de agua fría.
  4. Aguantar 10 o 15 minutos y repetir 3 veces al día. Permanece sentado sobre la bolsa de hielo durante 10 o 15 minutos. Después, retira el hielo y descansa durante unos minutos antes de repetir la aplicación. Puedes repetir la aplicación hasta tres veces al día para aliviar el dolor y la inflamación de las hemorroides.

Recuerda que el hielo no es un tratamiento curativo para las hemorroides, pero puede aliviar el dolor y la inflamación asociados con ellas. Si los síntomas persisten o empeoran, es importante que consultes con un profesional médico para recibir un tratamiento adecuado.

¿Es mejor el frío o el calor para las hemorroides?

Aplicar frío en la zona afectada puede ser más beneficioso que el calor para tratar las hemorroides. La razón es que el frío produce un efecto vasoconstrictor, es decir, que reduce el tamaño de los vasos sanguíneos y disminuye la inflamación de las hemorroides.

Al aplicar hielo en la zona afectada, se produce una disminución de la temperatura de la zona, lo que produce una reducción del tamaño de las venas hinchadas. Esto puede disminuir la presión en la zona y, por tanto, reducir el dolor y la incomodidad asociados con las hemorroides.

Por otro lado, el calor puede empeorar la situación, ya que dilata los vasos sanguíneos y aumenta la inflamación. Sin embargo, los baños de asiento con agua tibia pueden ser útiles para aliviar el dolor y reducir la inflamación de las hemorroides.

En resumen, en la fase aguda de las hemorroides, se recomienda aplicar frío para aliviar el dolor y reducir la inflamación, mientras que en la fase crónica, se pueden utilizar baños de asiento con agua tibia para calmar el dolor. De cualquier manera, siempre es importante consultar con un profesional médico para recibir un diagnóstico y un tratamiento adecuado para las hemorroides.

Qué hacer si el hielo no me alivia el dolor de las hemorroides

Si el hielo no alivia el dolor de las hemorroides, es importante no desesperar y probar otras opciones para aliviar los síntomas. Una de las alternativas más comunes es utilizar una pomada rectal para las zonas afectadas de las hemorroides, que contenga ingredientes antiinflamatorios y anestésicos que ayudan a reducir el dolor y la inflamación.

Además, se pueden adoptar otros hábitos y remedios naturales que pueden ayudar a reducir el dolor de las hemorroides, como mantener una dieta rica en fibra, beber mucha agua para prevenir el estreñimiento, hacer ejercicio regularmente y evitar permanecer sentado durante largos periodos de tiempo.

Sin embargo, es importante recordar que estos remedios caseros y naturales no son una cura definitiva para las hemorroides y no sustituyen la atención médica adecuada. Por ello, si los síntomas persisten o empeoran, es recomendable visitar a un médico para obtener un diagnóstico preciso y un tratamiento adecuado. El médico puede recomendar tratamientos de prescripción, como cremas con esteroides, medicamentos orales o, en casos más graves, procedimientos quirúrgicos para tratar las hemorroides.

Referencias

Amarillo, H. R., & Amarillo, H. A. (2009). Hemorroides y sus complicaciones. E. d.

Bermejo San José, F., & Álvarez Sánchez, J. A. (2006). Hemorroides. Revista Española de Enfermedades Digestivas98(3), 218-218.

Vila, J. V., & Armengol, J. G. (2012). GUÍA DE PRÁCTICA CLÍNICA: HEMORROIDES. Guía de Cirugía Colorrectal de la AEC, 64-74.

¿Te ha resultado útil el contenido?

No me gustaMe gusta (+3 puntuación, 3 votos)

El % de los usuarios han valorado positivamente este contenido.