El postoperatorio de las hemorroides

Última actualización realizada en 05/04/2024 por Antonio Mimoso López

Antonio Mimoso López - Médico esp. Medicina Familiar y Comunitaria - Nº colegiado 54436

Me apasionan las ciencias, en especial las ciencias de la salud. Este es el motivo por el cual hice mi camino formativo primero cursando Enfermería y posteriormente Medicina.

Ver perfil →

En el tratamiento quirúrgico de las hemorroides podemos diferenciar entre procedimientos mínimamente invasivos con anestesia local y procedimientos quirúrgicos que requieren sedación. Estos últimos son más complejos y conllevan mayores molestias durante el postoperatorio, por lo que solo se realizan cuando los tratamientos más conservadores no han dado resultado, en caso de hemorroides internas de grado III y IV con síntomas graves, o bien cuando existen patologías concomitantes que requieren asimismo cirugía, como por ejemplo una fisura anal.

Los distintos procedimientos quirúrgicos conllevan diferentes procesos y tiempos de recuperación. Según el caso, el profesional sanitario recomendará una u otra técnica, buscando siempre un equilibrio entre obtener buenos resultados a largo plazo y ofrecer una recuperación rápida y con las menores complicaciones en el postoperatorio.

Recuperación tras ligadura con banda y otros procedimientos mínimamente invasivos

La ligadura con banda elástica es probablemente el método mínimamente invasivo más conocido para el tratamiento de las hemorroides internas. Consiste en aplicar una banda de goma elástica alrededor de la base de la hemorroide, ocluyendo el paso de sangre. De este modo, la hemorroide cicatriza y cae por sí sola en un plazo de 2 a 7 días tras la intervención.

Otras intervenciones mínimamente invasivas para el tratamiento de las hemorroides internas son la coagulación por infrarrojos, la electrocauterización, la escleroterapia o la crioterapia. Todos estos métodos tienen como objetivo la oclusión de la hemorroide que impida el flujo sanguíneo y favorezca la cicatrización.

En conjunto, estas intervenciones mínimamente invasivas son muy eficaces, se realizan en unos pocos minutos bajo anestesia local, y el paciente puede regresar a su domicilio enseguida. La recuperación es rápida y habitualmente sin complicaciones. Si aparece dolor en las siguientes horas tras la intervención, puede tratarse con analgésicos de uso común. También pueden aparecer leves sangrados que se resolverán por sí solos en unos pocos días.

Como cuidados adicionales durante la recuperación de una ligadura con banda y otras técnicas oclusivas de las hemorroides, se deberá evitar levantar pesos durante la semana posterior a la intervención, así como realizar una dieta rica en fibras y líquidos y usar suplementos ablandadores de heces para facilitar las evacuaciones durante este periodo.

¿Cómo se realiza la hemorroidectomía?

Hablamos de hemorroidectomía para referirnos a la extirpación quirúrgica de las venas hemorroidales internas afectadas por la dilatación del tejido venoso y mucoso que lo recubre. Se trata de una cirugía radical muy efectiva para evitar recurrencias, que requiere sedación y cuya recuperación es más complicada. Por eso, a pesar de su eficacia, se realiza en los casos graves o que no han respondido adecuadamente a otros tratamientos más conservadores. Se calcula que solo el 5 – 10 % de las personas con hemorroides internas requerirá eventualmente una hemorroidectomía quirúrgica.

El procedimiento quirúrgico consiste en extirpar con escalpelo o láser las venas hemorroidales afectadas, resecando y suturando después el exceso de tejido para reparar la mucosa rectal.

Cómo es el postoperatorio tras la cirugía de hemorroides

La hemorroidectomía radical conlleva un postoperatorio de varias semanas durante las cuales el dolor suele ser la complicación más grave. Para manejarlo, el cirujano pautará analgésicos adecuados a las necesidades del paciente. También es posible sufrir pequeños sangrados en los días siguientes a la intervención, especialmente tras ir al baño. Esto no debe preocupar mientras se trate de sangrados leves, ya que es totalmente normal durante la cicatrización del tejido operado.

Como cuidados adicionales, es posible que el especialista prescriba una dieta especial durante las semanas posteriores a la intervención. Entre sus recomendaciones también puede incluir el uso de un ablandador de heces para facilitar las deposiciones, aumentar la ingesta de líquidos, así como evitar durante unas semanas el ejercicio de alto impacto y el levantamiento de pesos.

Tiempo de recuperación en casa después de la operación de hemorroides

La cirugía radical de hemorroides conlleva un tiempo de recuperación total de entre 2 y 4 semanas para la mayoría de pacientes. Esto significa que algunas actividades pueden verse limitadas durante este periodo.

Durante el postoperatorio se deberá evitar la actividad física extenuante y de impacto y el levantamiento de pesos, pero se podrá regresar gradualmente al resto de actividades a medida que el paciente se vaya encontrando mejor. En cuanto a la baja médica y el regreso al trabajo, dependerá del tipo de actividad laboral que se realice y del grado de dolor. La mayoría de personas que pasan por esta intervención pueden regresar a su actividad laboral en unos pocos días.

Posibles complicaciones y cuándo acudir al médico

Como hemos comentado más arriba, la principal complicación durante la recuperación de la operación de hemorroides es el dolor. Aunque cierto grado de dolor es normal, debemos estar atentos a cómo se desarrolla el postoperatorio y consultar enseguida si aparece alguno de los siguientes síntomas:

  • Dolor muy intenso que no mejora o sólo se alivia levemente con el uso de los analgésicos pautados.
  • Hinchazón ventral o en la zona de la cirugía.
  • Sangrado abundante.
  • Zona de la incisión quirúrgica enrojecida y caliente al tacto.
  • Dificultad para orinar varias horas después de la cirugía.

Cómo evitar que las hemorroides regresen después de la cirugía

La hemorroidectomía es el tratamiento más efectivo para evitar la recurrencia de hemorroides. No obstante, es recomendable modificar algunos hábitos para prevenir la aparición de nuevas lesiones y cuidar la cicatrización postquirúrgica. Asimismo, las intervenciones menos invasivas, como la ligadura con banda, también requieren de medidas preventivas que eviten el desarrollo de nuevas hemorroides tanto internas como externas.

En líneas generales, se deben llevar a cabo las siguientes recomendaciones:

  • Aumentar la ingesta de fibra en la dieta para lograr un tránsito intestinal regular y unas heces de consistencia blanda. La alimentación debe incluir diariamente frutas, verduras y cereales integrales, así como legumbres y frutos secos varias veces por semana.
  • Adecuar la ingesta de líquidos. Una mayor cantidad de fibra dietética requiere también aumentar los líquidos que se toman.
  • Limitar el sedentarismo, especialmente el tiempo que se pasa sentado, e incorporar la actividad física a la rutina diaria.
  • Si existe sobrepeso u obesidad, poner en práctica las intervenciones necesarias para lograr un peso corporal adecuado. Consulta con un especialista acerca de la mejor estrategia en tu caso.
  • Reducir el consumo de café, té y otras bebidas con cafeína.
  • Eliminar el tabaco y el alcohol.

Si tienes dudas o necesitas ayuda para lograr estos objetivos, consulta con tu enfermera o médico de familia.

¿Te ha resultado útil el contenido?

No me gustaMe gusta (+2 puntuación, 2 votos)

El % de los usuarios han valorado positivamente este contenido.